La Princesa Prometida, de William Goldman + Novedades (no tan importantes) sobre mi vida - Una Lectora en Apuros

martes, diciembre 19, 2017

La Princesa Prometida, de William Goldman + Novedades (no tan importantes) sobre mi vida

Vale, este libro es bastante peculiar... Muy peculiar... Super hiper mega peculiar... Pero es asombroso.


En el mundo de Florin, donde me hubiera gustado que agregaran dragones pero así es la vida, vive Buttercup, una de nuestras protagonistas. Y la única mujer, ahora que me doy cuenta. Buttercup es una chica que le gusta cabalgar y hacer cosas no tan femeninas, además de no querer cuidar de su cabello o preocuparse porque no tomó un baño hace dos o tres días. Cosa que admiro, si me lo preguntas pero yo sí me baño, no penséis nada extraño. Pero Buttercup también es un poquito cabeza hueca, como las típicas chicas hermosas cabeza hueca. Aunque al menos con el tiempo mejora un poco... poquito.
También conocemos a sus padres, aunque desaparecen por el resto de la historia, pero los conocemos. La madre y el padre de Buttercup siempre se están peleando, incluso el autor mencionaba cuántas discusiones tenían en el día y quién ganó, y eso me causó gracia. Y no olvidemos a Westley, el chico que puede ponerse cursi a veces (y Buttercup no se queda atrás) dando el discurso del año de su amor por ella.

Como ya se han dado cuenta, considero este libro muy peculiar, quizá hasta el autor. Es que Goldman nos cuenta la historia de su "infancia" y cómo un tal Morgenstern llegó a su vida con el libro de La Princesa Prometida. Al menos en esta parte no me confundí tanto gracias a la reseña de Laura. La verdad es que Goldman juega con su propia vida, quizá, para darle más gracia a la historia, cosa que logra, sí, pero hubo veces que yo solo quería saber más de la historia y que no interrumpiera sobre qué cosas cambió de la versión original de Morgenstern, el supuesto primer autor de la historia. Pero lo ha hecho bastante bien, y como escritora admiro su obra.

Lo mejor que puedo destacar de La Princesa Prometida es la prosa y la comedia. Goldman ha sido capaz de sacarme unas cuantas carcajadas y que mi madre me mirara como si fuera una extraterrestre, pero esto último ya me había pasado antes con varias personas así que no importa mucho. El punto es que si no te has leído el libro y necesitas algo con lo que entretenerte y reír por un largo rato, vete, consíguelo y devóralo como buen lector que eres. Bueno, no, espera a que termine la reseña.

La Princesa Prometida fue publicado en 1973 y eso es genial porque no me pareció en absoluto un libro con un aire viejo, es más, podría pensar que fue publicado del 2000 para acá, por eso, en parte, quiero destacar la prosa de Goldman, porque desde 1973 hasta 2017 hay mucha diferencia en mi opinión y aún se ha conservado bien, así que, aplausos.
Creo que lo que más me ha gustado de todo son los personajes. Westley es un amor, cursi, pero es un amor. ¿Y quién no se pone cursi cuando está enamorado? Sí, se los pregunto a ustedes, porque yo no he estado enamorada ni lo estaré hasta que cumpla los 20, ¿capiche?

Y MI FAVORITO DE TODA LA VIDA ES: Íñigo Montoya de España. El más perfecto espadachín de todo el mundo de Goldman. En un momento de la historia el autor nos habla de toda la vida de Íñigo (junto con Fezzik), y aunque un lector común y corriente presentara queja, los bookworms que sí entienden las cosas lo apreciarían con toda su alma, porque Íñigo Montoya de España (y Fezzik, el pobre Fezzik) es un personaje al que estamos muy propensos a querer.

Hablando de Fezzik (¡al fin!), también es un amor y cariño y cuchi. Es un gigante, sí, y tiene mucha fuerza como para cargar a tres o cuatro personas, sí, pero tiene tantos sentimientos como un niño inocente al que le gusta jugar con todo el mundo porque a primera vista se volverán mejores amigos y se harán pulseras de la amistad y no se separarán jamás. A Fezzik le gusta hacer rimas, con cualquier frase que le digas, sea seria o no, le va a encontrar una rima y pensará en eso toda la tarde, y la mañana del día siguiente. Fezzik, aunque sea Goliat, es todo lo contrario a mí tiene un corazón dulce y trasparente y es un buen amigo; es inseguro de sí mismo y te darán ganas de abrazarlo y darle un montón de chocolate y decirle que todo estará bien, que puede hacer rimas en vez de golpear a las personas para ganarse la vida.

Aunque a veces no lo parezca, Buttercup es el personaje principal, y el título de La Princesa Prometida lo resalta. No presentaré queja ante el querido y viejito señor Goldman por haber creado a Buttercup con menos inteligencia de la normal, y la normal ya es un caso grave. Como dije antes, Buttercup es la típica dama en apuros ( aunque no lectora, ese título es mío :D ), y me hubiera gustado que fuera más activa y más precavida y más sospechosa, pero así es la vida. Y digo que no presentaré queja porque tomo muy en cuenta que fue publicado hace más de cuarenta años... así que, sí.

Y hasta aquí dejo el post porque es mi cumpleaños y quiero tocar esa guitarra que me acaban de dar *gritos de alegría suenan de fondo*. Aunque también voy a conseguirme un pote grande de helado por estar tan ensimismada en mi escritura que he dejado el blog solitario en el mes MÁS IMPORTANTE DEL AÑO.



De verdad que tengo unas entradas ideadas pero debo ponerme manos a la obra, aunque sé que ya algunos saben que la navidad está a cinco días porque ya empezaron a comer más de lo normal. BUEN TRABAJO, APURAD@S. ASÍ SE HACE. Y quiero hacer una pausa significativa para conmemorar el 2018 lleno de muchos libros por sufrir leer, muchas historias que imaginar escribiendo de verdad en un escritorio a altas horas de la noche, terminarlo y publicarlo hasta llegar a ser un bestseller que escribir, y muchos goals que anotar y comer palomitas hasta que te duela el estómago y te pongas a hacer lo que quieres hacer con toda tu alma pero tienes mucha pereza.



Pero vamos a ponernos serios. Feliz día a todos y que la suerte siempre esté de su lado.

Por cierto, algo que les quería revelar: Hoy, que según mi mamá solo debo hacer cosas que yo quiera hacer sin ninguna excepción del mundo, en vez de querer pasarme el día encerrada en un ático (o sótano) con libros nuevos solo para olerlos, y quizá para leerlos también, prefiero quedarme la noche viendo las adaptaciones de los libros de Jane Austen... (y Jane Eyre no se queda atrás). Siento tanta pena por mi reputación ahora...

Por ahora solo voy a permanecer en mi cama tranquilita si es que los vecinos o incluso familiares o.O no tocan mi puerta para pedirme café o una poción multijugos.
¿Y qué sería de una lectora en apuros sin libros en donde refugiarse un día en el que todos se alborotan y el apuro en el que debería estar porque para eso tengo este título?

¡Feliz navidad, apurad@s!

8 comentarios:

  1. ¡Hola!

    Jajajaj me ha gustado mucho la reseña, la forma en que está escrito es muy original aunque es cierto que a veces rompe un poco el ritmo de la historia eso de que te empiece a contar qué cosas ha cambiado de la versión original, pero bueno xD
    ¡Y feliz cumpleaños!

    Besos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, William Goldman es un comediante total. ¡Y gracias! :)
      Un abrazo ❤

      Eliminar
  2. nueva seguidora desde la iniciativa seamos seguidores! interesante reseña
    me quedo por aqui p.d: Que esta año nuevo, las estrellas crucen vuestro corazón y la felicidad irrumpa como una melodía salvaje para que el resto de la vida estéis pletóricos de alegrías.
    FELIZ AÑO
    besitos

    ResponderEliminar
  3. ¡¡Hola!!
    JAJJAJAJAAJJAJA lo que me he podido reír con la reseña. Has conseguido que desde YA me apetezca leer esta novela. Me llama la atención el estilo tan original en el que está escrito, así que sin duda me apunto al señor Goldman. Además, es que ni siquiera he visto la peli :(. Otra excusa más para leer el libro jajaja

    Un besote enooorme <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Holiii!!
      Me alegra que te hayas reído bastante xD Y qué bueno que te lo apuntes! Ya me imagino tu reseña, y me encantará saber qué te pareció *-* Y la peli... se nota que es vieja, pero es buena ;)
      Un abrazo de oso ❤

      Eliminar
  4. ¡Holaaa! Tenía muy pendiente pasarme por aquí y aunque ya conocía más o menos tu opinión tenía mucha curiosidad^^
    Me alegro que te haya gustado tanto y que consiguiera hacerte reír, pese a que no te terminara de hacer la linea temporal del narrador. Precisamente a una amiga a la que se lo recomendé lo dejó por ese inicio tan así....
    Aish, a mí Weasley me encanta (e en la peli también)y sobre Buttercup, admito que sí es un poco demasiado tonta, pero yo defiendo que lo hizo a propósito para criticar este tipo de princesas. Y Iñigo Montoya es tan <3 <3 <3
    Anda, ¿que era tu cumpleaños? ¡No tenía ni idea, eso se avisa (aunque la despistada soy yo)! ¡Muchísimas felicidades, espero que pasaras un gran día!

    Un beso,
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Holaaa!!
      Pues sí, me encantó mucho mucho MUCHO. Y de lo que se está perdiendo tu amiga solo por el inicio... Westley ahora es uno de mis crushes literarios, ya lo he dicho, es oficial, corazoncitos por todas partes. Y, con lo de Buttercup, con esa frase cambian las cosas. No lo había visto de esa manera. Si es así, me encanta incluso más que antes *-* Iñigo Montoya <3 <3 <3 <3
      Ya me vi la peli y la disfruté como una niña de cinco años :D
      ¡Perdona! (También es mi culpa) no estuve muy activa esa semana. ¡¡Y MUCHAS GRACIAS!! <3
      Un abrazo ❤

      Eliminar

Este blog se alimenta de tus comentarios. ¡Comenta y comparte tu opinión!
Recuerda ser siempre respetuoso y no hacer spam.

¡Disfruta!